Pintura acrílica vs pintura vinílica

Como con cualquier tipo de pintura, deberemos cubrir todos los muebles y el suelo con cartones o plásticos, así nos evitaremos más de un disgusto.

Si tenemos dudas a la hora de proceder, debemos saber que son pinturas muy fáciles de usar y que están principalmente enfocadas a pintar techos y paredes.

¿Cuales son las diferencias? Tanto la pintura acrílica como la vinílica soportan condiciones exteriores y se pueden usar con esa finalidad.  Ahora bien, por más que la pintura acrílica aguanta bien la humedad y el agua, se puede lavar en caso de mancharse y suele estar indicada para la impermeabilización de superficies, las pinturas vinílicas suelen ser las preferidas para recubrir exteriores, ya que tienen una durabilidad y resistencia a la intemperie (combinación de sol, viento, lluvia, etc.)  mayor que las acrílicas. Solo en caso de climas muy húmedos y lluviosos, las acrílicas son una opción a tener en cuenta.

La mayor ventaja de las pinturas vinílicas es, sin duda, su mayor gama de colores y pigmentos, ya que, una vez seca, ofrece un acabado colorido, nítido y uniforme, además de su mayor resistencia a la intemperie y a los roces.

Por otro lado, dada su versatilidad, las vinílicas son pinturas ligeramente más caras. A pesar de esto, no hay que que tener dudas. Por ejemplo, si vamos a pintar una superficie que esté en el exterior y que no se vaya a mojar continuamente, deberemos optar sin dudarlo por la vinílica.

 

Ventajas e inconvenientes de la pintura acrílica

La pintura acrílica y las de base al agua son las más utilizadas debido a que no son tóxicas y son sencillas de aplicar. Pero como todas las pinturas tienen sus ventajas e inconvenientes y están pensadas para distintas superficies.

Si estás pensado en cambiar el aspecto de tu casa una buena opción es comenzar por el color de las paredes. En el mercado existen muchas soluciones desde el papel pintado hasta las pinturas de distinto tipo. Las más utilizadas a la hora de decorar las paredes de cualquier hogar son aquellas que tienen una base de agua, aunque existen distintos tipo de estas, una de las más usadas es la pintura acrílica.

 

Pinturas al agua

Las pinturas al agua son aquellas que se disuelven en esta para lograr mejorar su textura y poder pintar con ellas las paredes de tu casa logrando colores fijados y homogéneos. La diferencia entre ellas radica en la composición y las hace actas tanto para interiores como para exteriores, de ahí que sean las más utilizadas a la hora de decorar las paredes de una casa.

Las pinturas al agua tienen un secado rápido y son fáciles de aplicar, su olor es menos intenso y consiguen mantener sus propiedades de color durante más tiempo sin tender a amarillear, además de ser menos tóxicas que las que se utilizan diluidas en disolventes químicos. Así, cuando termines de pintar no te costará tanto quitar el olor a pintura de la habitación.

 

Tipos de pinturas al agua

Existen distintos tipos de pinturas que pueden disolverse en agua. Estas se diferencian entre sí por su composición particular.

  • Pintura a la cal: está compuesta por cal, agua y pigmentos de color. Son muy baratas y han sido empleadas durante muchos siglos para cubrir las paredes ya que son muy eficaces en cobertura y se disuelven fácilmente.
  • Barniz al agua: utilizado para dar color a cualquier tipo de superficies, pero sobre todo madera ubicada en el interior. Es capaz de crear una película protectora transparente que se puede aplicar sobre pinturas acrílicas para darles más protección.
  • Esmalte al agua: pintura 100 por cien acrílica, tiene buena adherencia y sirve para pintar cualquier tipo de superficie incluso metal o madera. Son ideales para interiores, pero son poco resistentes en el exterior.
  • Pintura vinílica: sirven tanto para interior como para exterior, ya que tienen una durabilidad y resistencia a la intemperie mayor que las acrílicas. La mayor ventaja de las pinturas vinílicas es, sin duda, su mayor gama de colores y pigmentos, ya que, una vez seca, ofrece un acabado colorido, nítido y uniforme, además de su mayor resistencia a la intemperie y a los roces.
  • Pintura acrílica: La pintura acrílica aguanta mejor la humedad y el agua que la vinílica, por lo que suele estar más indicada para la impermeabilización de superficies. Protegen la superficie sobre la que se aplican debido a que crean una capa plástica que permite que el agua disuelta se evapore. Sin embargo, las acrílicas aguantan peor el estar a la intemperie.

 

Ventajas de la pintura acrílica

Las pinturas acrílicas son adecuadas para todo tipo de superficies, ya sean paredes de yeso, de madera, de metal o de hormigón. Se secan muy rápidamente, lo que te permitirá optimizar el tiempo de pintado. Debido a que son pinturas muy transpirables y que se secan muy rápido son ideales para ambientes húmedos. Gracias a su transpirabilidad evitan que la humedad acumulada genere moho debido a que su composición la hace muy resistente a atmósferas muy húmedas.

Es capaz de mantener fijados los colores mucho más tiempo de manera que estos se vean brillantes y claros. Pero una de sus principales ventajas es que su olor apenas se aprecia y que no es tóxica. Es decir, no desprende vapores que puedan ser nocivos para la salud de la persona que los respira.

 

Inconvenientes

Los principales inconvenientes de este tipo de pinturas es que no pueden utilizarse para cubrir superficies que estén tratadas con pinturas que tengan base de aceite. Este tipo de pinturas hace que las acrílicas no se adhieran correctamente, por lo que antes de aplicarlas será necesario que lijes la pared para eliminar la totalidad de la anterior.

A la hora de extenderla es necesario que prestes atención ya que si no lo haces correctamente podrán verse los brochazos. Si no eres un experto y ves que esta no ha quedado correctamente aplicada puedes recurrir a esmaltes acrílicos para unificar la superficie. Cuando se secan son menos duras lo que hace que se desgasten con más facilidad.

Si la calidad de sus componentes no es muy alta los colores pueden verse afectados y el tono puede variar dependiendo de la luz que reciban por lo que no permitirán crear distintos colores y degradados de manera sencilla.

Como ves son muchos los tipos de pinturas al agua que puedes encontrar y cada una de ellas estará destinada a un fin distinto. Las pinturas acrílicas son ideales para decorar paredes aunque también tengan sus inconvenientes. Para lograr que el acabado sea el deseado es importante que recurras a pinturas cuyos componentes sean de buena calidad y que permitan una gran adherencia de los colores. 

CONTACTO